понеделник, 12 юни 2017 г.

A conectar Almonte con Ayamonte


   Junio. 
   Empieza una de las fiestas más grandes en Andalucía. Rocío. En realidad me parece que donde más se celebra en la provincia de Huelva y más exacto en el pueblo de Rocio…


   … con su iglesia Virgen del Rocío.
   No lo tengo muy claro el origen de la fiesta, solo que tiene algo que ver con la Iglesia Católica…





    … pero está lleno de turistas que vienen de toda la España, caballos ( los traen de toda la España), carrozas (también vienen cargados en remolques), tractores (en serio señores ¿pero tractores?.... qué cosa más cutre), atascos, policía, mucho policía… la entrada para coches en el pueblo esta prohibida ( sin contar los que tienen permiso especial) y la fiesta dura toda la semana. A partir de jueves todo está cerrado y muchos de los negocios no abren ni hasta miércoles.

   Y ahora con esta imagen en la cabeza estaba dudando que hacer en domingo, que toca ser día libre. No sabía si quiero ir, porque había visto mucho de ellos esperando en los atascos mientras ellos cruzaban la única carretera que hay por aquí (en varios lugares). Pero mientras me estaba preguntando que hacer mi jefe me informo que el lunes también será día libre para mí. Y que creeis que se puede hacer cuando sin esperar te caen dos días libres y la fiesta más grandes de por aquí está al lado de tu puerta? Pues claro, preparar la bici para descubrir una vía verde que estaba a unos 50 km de casa.

 Había encontrado una vía verde que sale desde Gibraleón, un pueblo al otro lado de Huelva y llega hasta Ayamonte, un pueblo a la frontera con Portugal. son aproximadamente 50 kilómetros así que por qué no juntar Almonte con Ayamonte!?

   Dicho y hecho. En domingo dormì bien, aunque estaba pensando salir como más tarde sobre las 8 para poder intentar llegar a la via mas con tiempo y hacerlo todola ida en el mismo día. Pero justo me levanté de la cama y me llamaron que tendré que trabajar un ratito por urgencia. Me esforcé suficiente y a las 12 del mediodía, con una bocata en la mano, estaba listo para partir.


   Ya conocía parte del camino. Tenía que cruzar por los pueblos Rociana y Niebla, los conocía más o menos porque una semana antes había hecho la vuelta por ahí con la bicicleta. Por mi opinión en Rociana no hay nada interesante que ver, pero Niebla sí que es algo más bonita. Casi todo el pueblo está tras los muros de la alcazaba, también tenían un castillo pequeño en cual no entre, aunque el precio (4.50€) era totalmente normal. Pero he visto tantos castillos españoles, que tampoco habrá mucho para sorprenderme creo.




Pero es muy relajante darse un paseo por las estrechas calles, aunque si quieres tomar café tienes que salir fuera de los muros. Al menos yo no vi ninguna cafeteria dentro.


   Ah, por poco a olvidar- por aquí pasa el Rio Tinto. Desconozco la razón de que tenga ese color (sera que pasa por alguna mina de hierro?), pero parece guay. Aun mas con el contraste de la vegetación verde alrededor.
   Aquí me quedé a tomar café, a unos 20 km de casa. Me hacía falta, al final era mi primer café del día.



   Continúe hacia Gibraleon con la intencion seguir una carretera secundaria cruzando el pueblo de Trigueros. Pero por falta de indicaciones continúe por la carretera que sale…


   …en San Juan. Tampoco habia mucha diferencia, el trafico era escaso asi que fue bastante bien pedalear.



   Desde aqui tenía que desviarme por la carretera hacia Gibraleón, pero sin darme cuenta encontré una otra vía verde cuál llega justo alli. Puro suerte.


   Estás pedaleando y alrededor tuya silencio y relax total. Y calor. Pero mucho calor. Tanta calor que me costaba mantener 13 kilómetros por hora. Incluso a dos veces bajaba para empujar porque no tenía ganas a pedalear. Y de sombra nada. Y en todo eso…


   …aparece este lugar magnifico. Pare a hacer foto y digo…y si me quedo aquí tumbado por un rato… y usando el casco como almohada tome 30 min. de descanso.


   Llegue en Gibraleon y apareci justo al lado de la estacion. Desde aqui debe de empezar la ruta. El único problema fue la falta de agua. Alrededor no había ni grifo, ni tiendas, ni bares, ni nada de nada...y eso que la botella estaba totalmente vacía.


   Pero qué más da, hasta Cartaya quedaban solamente unos 10 km así que puedo aguantar tranquilamente.




   La ruta empezó bien aunque faltaban indicaciones de donde cogerla, pero aún así no era difícil encontrarla si sabes que estás buscando, claro.



   Por lo visto el río Tinto también pasa por aquí.


   Poco después de salir del pueblo...


   …la vía verde empezó a empeorar. Todas esas piedras dificultan mucho el pedaleo y aún más si las cubiertas son estrechas como las mías. Aun asi poco a poco seguía hacia delante…


   …hasta que el camino desapareció derrumbado. No sabía qué hacer, no tenía ganas volver hacia atrás, así que decidí a intentar rodear la zona usando unos carriles que cruzaban al lado. Tenía que dar muchas vueltas hasta que encuentro de nuevo la vía verde debido a eso que por los carriles no hay señales. en fin y a cabo son que la gente llegan a sus fincas, no para los turistas.



   Después de investigar varios caminos sin salida conseguí esquivar la parte mala de la Vía Verde y aparecer de nuevo a ella poco antes de la primera estación del tren. Por desgracia abandonada hace mucho, mucho, mucho tiempo. Aquí había una señal indicando el tiempo necesario a llegar hasta Cartaya es de unos 30 minutos en bicicleta.





   Sí, pero quizá en otros tiempos.
   Desde aquí la vía empezó a empeorar mucho más. En varios casos hacía falta de bajar de la bici para empujarla. Había lugares donde la vía simplemente desaparecía para aparecer sin ninguna indicación a unos 100 metros más allá y unos 30 metros al lado. El calor pegaba aún más y con el paso del tiempo el termómetro indicaba 39 grados centígrados. La sed empezaba a molestarme seriamente.



   Me costó más de una hora para llegar a la siguiente parada. No es que que la cosa estaba mucho mejor, pero al menos había un sendero que salía en la carretera principal, justo al lado de una rotonda con indicación hacia Cartaya. Dejé la vía verde detrás mía y continúe por la carretera.    

   Aproximadamente un kilómetro más allá había gasolinera dónde me detuve. Entrè dentro como un vikingo muerto de hambre, no vi nadie, pero sin esperar me dirigí hacia las neveras para sacar una botella de agua y una fanta. Y sin esperar abrì la fanta y empecé beber. En un momento apareció el chaval y pidiendome disculpas que estaba limpiando los aseos y no me había visto entrar. Le dije que no se moleste pedirme perdón por tonterías y era mi turno a pedir disculpas por haber abierto la fanta antes de que venga y me la cobra. Senté delante de la gasolinera, el se quedó al lado mío para charlar un rato y después de nuevo al sillín.



   Hasta Cartaya no quedaba mucho así que llegue rápidamente. Había hecho unos 70 y más kilómetros para el día y decidí quedarme aquí. Fácilmente encontré un hostal barato, dejé la bici, una ducha rápida y a pasear.
    No estoy seguro si es un pueblo grande o una ciudad pequeña, pero es un lugar muy bonito. También hay un castillo grande, aunque cerrado el domingo...



   … además una plaza central muy simpática, donde los niños jugaban y corrían tranquilos.


   Desde aquí salía un calle peatonal.
   Cómo en cualquer lugar en el mundo no puede faltar el viejo amargado. El hombre mayor había cogido la pelota de dos niños y les estaba engañando que hacian mucho ruido y que era peligroso jugar con la pelota entre la gente. Pensaba preguntarle si había olvidado qué es eso de ser niño, pero al final no lo hice para no provocar otros gritos. Además la respuesta estaba clara, ya no se acordaba.


   Hice una buena vuelta por el pueblo, estaba andando sin tener ninguna intención llegar a algún lado coma claro después de haber comido ya. Y sin darme cuenta en la noche ya estaba. Me costaba un poco a encontrar dónde está mi hostal, pero sobre las 10 ya estaba en mi habitación.


   Hay mucha gente que dicen que es estúpido viajar en bici usando maillot, que no hay nada mejor que una camiseta normal y corriente. Pero a mí me encantó como pude lavarme en el lavabo mi maillot y tenerlo completamente seco para el día siguiente. Algo casi imposible con las camisetas de algodón.
   Me desperté sobre las 8 pero me quedé en la cama con el libro al menos una hora más. Después me fui en busqueda de café.



   Ayer de anoche pasé por este callejón y me quedé al menos 5 minutos disfrutando del aroma de esas flores. No sé cómo se llama la planta esa, pero la aroma es genial.

   Encontré una cafetería que parecía muy transitada de los locales, senté y empecé esperar que me cogen el pedido. 10 minutos más tarde nadie había pasado todavía, la camarera como que no me veía, así que recogí mis cosas y me fui a buscar otro, donde no les molesta si soy local o extranjero.
   Seguí mi camino hacia Lepe, otro pueblo a unos 8 km.



   Ayer de anoche dudaba si no continuar hasta aquí y dormir en algún hostal de por aquí, pero ya estaba cansado y no tenía ganas a pedalear. Ahora solo cruzè el pueblo haciendo un par de fotos y buscando de dónde puedo salir de nuevo en la vía verde a ver si ha mejorado algo.


   Por desgracia no. Pedalee unos 2 km por la vía, no mejoraba nada asi que decidí que no merece la pena la pérdida del tiempo. Así que me subí en la carretera y continue hacia Ayamonte por la nacional. Me quedaban solamente unos 20 km.




   Me costó menos de una hora llegar al pueblo, pero entrando tampoco me impresionó con algo. Y lo que vi es que hay un carril bici hacia Isla Canela, un bario en la playa (aunque no estoy seguro si no es un pueblo aparte de Ayamonte, que aquí en España uno no puede estar seguro a 100%). Ni entré en el centro del Ayamonte y me dirigí directamente hacia la playa a unos 5 o 6 km.

   Ayamonte está en la embocadura de un río que separa España de Portugal. Desde aquí se puede coger ferry, sino unos kilómetros más al norte por lo visto hay y una carretera. Algún día pasaré a ver si hay puente o que es lo que es. Con la bicicleta. En camino hacia Lisboa.


   Isla Canela es un lugar típico para turistas con calles tranquilas entre hoteles y edificios, cuyo uso principal es ser alquilados por el verano de los turistas, y con una playa muy bonita, con cafeterías y bares alrededor. Creo que merezco…



   …tomar un cafelito con libro en la mano.
   Llego la hora de continuar y puse el gps a ver que caminos hay por aqui. Por desgracia resulta que no hay camino que pasa por la misma costa y tengo que volver a Ayamonte. Hay pueblos por la playa, pero estan a unos 4-5 km. desde la carretera y para un ciclista ir a verlos y volver...no es mucha distancia, pero suma. Asi que queda descartado.



   Y no solo tenia que volver hacia Ayamonte, si no a Lepe y Cartaya tambien. Desde Cartaya seguiria hacia Huelva, donde tenia planeado que me recoga mi hermano. Hasta Almonte me quedarian unos 45-50km mas, posible de hacerse, pero tampoco es para matarse uno. Ademas el dia siguiente tengo que trabajar.


   Esa vez, justo antes de salir de Isla Canela, pare en un supermercado (justo a tiempo, estaban cerrando) para comprar frutas y agua. El proximo descanso sera en Cartaya donde pensaba comer.

    El camino como cualquer otro. Bonito como en la ida. Arcen ancho, suficiente espacio para pedalear seguro y mucha vegetacion alrededor. Pedaleaba con hambre, pero con gusto, ya sabia donde voy a comer en Cartaya. Hacian unas hamburgesas chiquititas, pero muy baratas y con 2 o 3 ya te quitas el hambre.
  
   Despues de comer me dirigi a la salida y aqui sorpresa- en la rotonda falta indicacion hacia donde esta Huelva. Hay hacia Gibraleon, pero no tengo gana a volver hasta alli, sin ninguna razon el pueblo algo no me gusto.

   Pregunte el gps y sorprendentemente me saco una ruta que empezaba a 100m mas alla, cogiendo un callejon escondido tras una gazolinera.


   La calle me levo a una carretera entre los campos, aunque las bajadas eran como un slalom debido a los agujeros. Pero el asfalto desaparecio...


   ...bueno, en realidad seguia alli, pero se iba en otra direccion. Estudie bien la mapa para estar seguro que no hay error, me encogi de hombros y continue. En fin google maps mejoro un mogollon ultimamente si se trata de las indicaciones cuando estas en bici.
     Unos cuantos kilometros mas y el asfalto aparecio de nuevo. Pero no por mucho...


   ...porque google dijo que tengo que desviarme siguiendo ese sendero. No es que me quèjo, ni de coña, me sentia genial a pesar de la ligera preocupacion que me puedo perder por el quinto co.. y vete tu explicar despues a mi hermano donde estoy. Ademas pedalear rodeado de bosque te da una paz y gusto que son inexplicables. Al menos para mi. Pero creo lo mejor es que se lo pruebe cada uno y que lo descubre para su mismo.


   Pero no me perdì. Apareci al lado de un canal y la carretera al lado suya. Inmediatamente se noto que hay agua corriente. El aire se sentia mucho mas fresco. Por desgracia solo durante medio kilometro porque tenia que desviarme por otra carretera.



   Desde alli tampoco hay mucho de contar. Bordee Aljaraque y hora y media mas tarde estaba entrando en Huelva doned entre en Lidl para comprar peras y donde me reì...


   ...mirando la moda de hoy en dia. 
   Despues que vivan los bancos y las mesas delante McDonalds, donde sente en espera de mi hermano.

   90km para el dia, algo mas de 160km en dos dias. Esperemos que haya mas y pronto.